sábado, 13 de septiembre de 2008

Champagne


Despues de la cuarta copa de champagne ella no era la misma.
Seguía bebiendo.

El tiempo se detenía en cada sorbo, cada sorbo se detenía en su boca y el alcohol disimulaba su angustia.

Ella reía casi sin preguntas..


Esa sustancia cayendo lentamente....espumosa, fría, le recordaba su vida...y ella había decidido destruirla en cada trago...


El reloj le marcaba nuevas horas que eran viejos recuerdos.

Venían y se instalaban emborrachándola de instantes...
Y estos al fluir se convertían en imágenes que interrumpían con risas viejas de un despertar de besos.

Era tiempo de olvidar.
O de beber.
O de encontrar la burbuja escondida...

Momento oportuno de un adiós que se mojaba desde la botella.

Era el tiempo del champagne...
Derramándose en el temblor de su sonrisa embriagada de tiempo.
Hundiéndose en el racimo transparente y burbujenate del recuerdo...


Laura

3 comentarios:

Beto dijo...

Lau, vos tomando Champagne sos de lo más divertida!!!!
Te quiero loca!!!!

Susy dijo...

Y si, como no ibas a hacer una poesía que se llame "Champagne" si es lo que más te gusta.
Torta con dulce de leche y champagne es lo más para vos.
Y me encanta cuando te empezás a reir!
Aunque varias veces terminamos llorando como dos verdaderas boludas.

Te quiero un montón.
Susy

Santi dijo...

Borracha. Nunca una Coca Light.

Me gustó mucho.

Te quiero