martes, 5 de agosto de 2008

Viaje en micro

Fue extraño verte, casi después de los últimos minutos que pertenecían al día lunes.
La gente viajaba sentada mirando un paisaje que la noche no dejaba ver. Yo sólo veía las luces de
autos que se alejaban sin sonido.
Un hombre tosía y tosía...y yo ya no soportaba escucharlo...
Miraba por la ventanilla casas lejanas e imaginaba a la gente durmiendo entre las paredes húmedas de un dormitorio inundado de pobreza.
Si pudiera encender un cigarrillo...quizá sería perfecto esto de contemplar la nada sintiendo el humo desparramandose entre los asientos.
Olores...siempre ese olor mezclado entre combustible y perfumes de la gente y esas ganas de escapar, de salir corriendo por la ruta hacia ningún lado.
El viaje eterno...todavía faltaban más de 8 horas para llegar a destino.
Y el sueño que ni se pronunciaba....
Y los pensamientos que me enredaban...
Y esa gente desconocida y perfumada....
Y ese hombre que tosía , tosía y tosía...

Horas, minutos, tristeza y cansancio. Sed de café recién preparado. Hambre de amor.
Ganas de volver o de llegar.
Partir y quedarme en el mismo lugar.
Estar y no estar...
Y seguir viendo luces de autos que pasan mudos en una noche que tiene ruidos afuera.
Y verte después...entre toda esa gente...cargando la valija negra de mis sueños azules.
Mientras el hombre tosía...
Y yo imaginaba en silencio cómo sería volver a tenerte...

Laura

2 comentarios:

Perla y Andrés dijo...

Laury: Gracias por compartir con los que te queremos un poco de tu hermoso interior.

Sos una mina muy "Intensa".

Te queremos mucho

Aguante nuestra bostera preferida.

Perla y Andrés

Valeria dijo...

"Hola Tia! La verdad que espectacular lo lindo que escribis! Nos sentamos con mama a leer y nos encanto. Espero que sigas escribiendo asi tan lindo y enviando! Besos"