martes, 5 de agosto de 2008

Una mujer...

Se apagan las luces y aparece la mujer que quiero olvidar.
Recorro el silencio de esta noche que en definitiva es igual a todas y me sumo al oscuro misterio de esta soledad que se prolonga en el tiempo...
La seguridad de tenerme se mezcla con la inseguridad de no tenerte. Es como un juego en el que pierdo siempre sacando la carta más baja. Yo me invento que gano esta batalla, y acaricio la sombra que te mantuvo un tiempo conmigo. Pero es inútil creer ganarla sin ganarla...

Vidas separadas. Un cafe amargo cuando la lluvia cae y una ilusión eterna que se pierde en el camino...
Un yo sin vos, y un sillón vacío que antes se llenaba de nuestros besos.
Vidas separadas...

Una mujer que aparece con un café amargo que tomo sola desde hace tiempo.

Una mujer sin llamas que se encuentra en la noche con otra mujer que es ella misma.
Sólo eso...

Laura

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta mucho con la dulzura que escribís.
Te kiero

Marcelo

Pablo K dijo...

Lau: Siempre me gustaron las cosas que escribías. Desde que éramos pendejos y leías Alfonsina Storni y Neruda y ni me dabas bola cuando iba a tu casa.

Paso tanto tiempo!!!!!!!!!

Igual no estamos tan viejos.
Un beso enorme

Pablo

Adiviná quién soy dijo...

Sos una mujer que cualquier hombre quisiera tener cerca.!

No te digo quien soy porque sino estoy en el horno.

Y sos tan despistada que nunca lo vas a poder adivinar.

Pero nos vemos muy seguido. ( te sirve como pista? ) jejejeje